Menu
Menu

Crónica de Ipad

17:45 [Los oídos no tienen párpados. B.Valdivia. 2011]

En una década en la que los hombres advirtieron la posibilidad de la inteligencia artificial dejaron de lado la cuenca de la filosofía artificial. El padre de dicho proyecto fue Marvin Minsky, del tecnológico de Massachuchusetts y quien entendió que una computadora podía comportarse como hace la mente humana. En base a la manipulación de símbolos discretos, el cerebro humano no ha tenido un programador externo, sino que en contra de todo pronóstico ha sido programado por la evolución de la especie. La genética en miles de años ha acunado y conservado información fundamental para el ser humano y sus posibilidades para sobrevivir.  Esto concreta una de las ideas clave de los humanos; hacer de su inteligencia una especie de algodón que absorba el resto de un conocimiento que es multidimensional e inseparable: como explica Edgar Morin cuando afirma que “Nuestro conocimiento tan íntimo y familiar para nosotros mismos, nos resulta extraño y extranjero cuando se le quiere conocer”. Se abrió la puerta de una posibilidad a una inteligencia artificial cuando Minsky afirmó que el cerebro sólo es una máquina de carne y caracterizó a esta peculiar máquina como una red de redes. Abriría una revolución en el mundo icónico. Las imágenes permanecen. Sin párpados.

18:03 [La experiencia básica de la sensación pero no hay la conexión lógica entre lo que está sucediendo en la experiencia y lo que está sucediendo en el juicio. B. Valdivia]

La inteligencia humana comienza con la percepción selectiva de la  Atención y percepción son los umbrales de la inteligencia humana.

La línea divisoria entre información y gusto no siempre ha sido nítida y lo es menos que nunca en la era de la información. Los procesos de interacción humana en soportes digitales han colocado una prueba de fuego entre la sensación y conexión lógica en el pensamiento y interacción humana. Si bien la conexión  a la banda ancha de internet brinda la sensación de proximidad y la creación de entornos virtuales que ha celebrado el aniversario de una sociedad electrodoméstica e icónica, una biósfera artificial donde el ser humano se ha introducido como a una cueva dejando atrás su medio ambiente natural y silvestre, también ha forjado, a su vez una muralla de medios electrónicos para el consumo cultural e ideológico. En la estrechez con la información y la desinformación solamente dista un click. La existencia y el habitat lógico pierden la pelea en una riña entre estos dos caminos: “las decisiones que el sujeto toma racionalmente, no se puede llevar a cabo porque está habituado a la concepción.

19:07 […se definiría como el vicio de la percepción. Benjamín Valdivia]

 Esta década, que ha procedido a una enérgica hibridación de los géneros tradicionales de percepción de imágenes, por lo menos tres formatos diferentes de imágenes; blue ray, dvd, HD, formato digital, ha transformado también el vicio de la percepción. Los entornos sensoriales interactivos ha desplazado el protagonismo de la información, por la sensación, por el impacto visual. Lo que miramos y enjuiciamos. Gusto previo. El internauta navega entre las páginas electrónicas en un territorio ilusorio, que en realidad es un mero paisaje que es pura información óptica, sin extensión ni soporte territorial, mientras sus pies están en el estudio de Mexiamora, el pensamiento se halla en una escenografía virtual. En un comercial de Telmex se anuncia el confort de una realidad virtual del  conocimiento por encima de la realidad. En un clic se tiene el conocimiento y se pretende que la experiencia virtual supla a la experiencia real. Mientras la maestra muestra al grupo de alumnos el crecimiento de una planta, el personaje de avanzada tecnológica muestra la bondad de  la velocidad y la vanguardia icónica de los escenarios digitales que existen en la web; el sujeto telepresente actúa a distancia como si estuviese realmente experimentando el nacimiento de una planta. Los militares comenzaron a entrenar a los pilotos en entornos interactivos donde se evitaba el riesgo físico y material de un accidente de aviones. El ciberespacio se contempla como el refugio de una vida virtual, hecha de experiencias vicariales. El sustituto falaz de la realidad. Peter Weibel ha dicho “que el ciberespacio es un espacio psicótico y ha comparado a los objetos que lo pueblan como objetos fantasmas en el sentido en que la medicina se refiere a miembros fantasmas, que aunque amputados al paciente, este los sigue sintiendo a pesar de su inexistencia” 

 19:18 [La sensación no es algo que yo pueda negar.  La percepción una vez que sucede ya es imposible. El deslinde del conjunto de cosas que hemos preferido. Al captar no podemos esquivarlo. B. Valdivia]

Incluir la razón como algo universal. Que la razón pueda dictaminar sobre las sensaciones. Aplicar las leyes del juicio a la imaginación.

Una situación que llevó a desentrañar una adversidad poco clara entre los procesos de comunicación y el estrechar lazos. Las comunidades virtuales comenzaron a generar una posibilidad de expresión y una expresión de críticas. Ahora cualquiera que tenga un registro en facebook tiene opiniones y expresiones en un campo nunca antes imaginado.

17:23 [La experiencia básica de la sensación pero no hay la conexión lógica entre lo que está sucediendo en la experiencia y lo que está sucediendo en el juicio. B. Valdivia]

En el siglo XIII el mallorquín Ramón Llull ensayó con una máquina lógica de partes móviles, programada por medio de símbolos con intención filosófico -religiosa apologética para intentar demostrar científicamente las verdades de la fe cristiana y convertir con ella a los infieles. La última década ha perfeccionado una máquina donde las partes se unen en un sólo dispositivo  para trasplantar la memoria, las figuras y las imágenes que le han precedido. Se ha incluido la lógica matemática para resolver constantes mutaciones de números e imágenes, de manera que como Mc Luhan pudo definir al automóvil como la novia mecánica del ciudadano de la era industrial. El Facebook se ha convertido en la vida social a distancia. Ha marcado una aprensión del ser y del estar en una dicotomía entre el sentir y el pensar. El usuario de las redes sociales manifiesta sus gerundios, sus proezas inmediatas: “ando sentándome para iniciar una reunión con Pancho”;  en un racimo de verbos e imágenes visuales que muestran la capacidad de decir lo que sea para integrarse en la sensación de miembro activo de una sociedad teledirigida. En una vecindad del caos.  En el fb somos democráticos y utilizamos la crítica sin miedo a la revancha. Podemos sustituir y marcar para siempre una amistad. Se emplea el término amistad a pesar de las afinidades reales de quien solicita y da amistad. Las resistencias neofóbicas, perfectamente razonables pese a todo esta nueva tecnología se expandió universalmente y diversificó con presteza sus usos y aplicaciones . Se han encargado de hacernos creer que somos sujetos activos de una acción que ocurre al instante. La experiencia básica sucede entre lo que se enjuicia sin cerciorarse de lo que está sucediendo. Ver hasta donde tengo la capacidad de hacer una experiencia estética.  Una experiencia real entre una inteligencia artificial. Una realidad aparente. El fb, es una lupa, un antifaz en un proceso de conocimiento y de expresión. ¿Necesitamos juzgar lo que nos gusta?

 El juicio se opone a la realidad sensible. El fb interviene en el placer sin concepto. 

18:49 [No puedo juzgar la experiencia estética. B. V]

Cohabitamos en un mundo con un modo de producción cuyo objeto por excelencia es la fabricación masiva de la subjetividad, de vida propia. Sería difícil no percibir el falseamiento que ella inevitablemente conlleva. Pero es un falseamiento de nada, al que ni precede ni podría suceder autenticidad alguna. Innecesario resaltar el extraordinario poder , la responsabilidadd, que ostentan al respecto las prácticas de producción simbólica. En el año de 1998 fue la catapulta de internet. Cuando se difunde la relación sexual de Mónica Lewinski y el entonces presidente Bill Clinton. Algunos medios impresos de gran reputación decidieron no ventilar el affaire en sus páginas por considerarlo politicamente irrelevante. El internet cumplía una reputación de ser un gran resonador con una característica multieco. No casualmente, la experiencia estética quedaba rezagada y sólo soplaba un aliento pre informático.

Después de hora

“Todo tiene una razón o no tiene una razón. En el último caso podría haber algo posible o pensable que no tuviera razón de ser. Pero si de dos cosas opuestas una de ellas piudiese existir sin razón suficientre, la otra también podría existir sin razón suficiente.

Inmanuel Kant

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: