Menu
Menu

Vinagre y rosas


Ahora regreso del mismo sueño de siempre, con dos cosas seguras y varios puños de incógnitas que quiero compartir como el pan de mi mesa. Me queda claro que hay vinagre y rosas entre las apuestas más seguras y los contratos bien firmados. Quedan las incógnitas. Los por qué y los de acuerdo. Pero siempre vienen las palabras para darnos la luz entre el túnel más oscuro. Tampoco retorno desde el mismo sueño, quizá es un tránsito por un sueño vecino. Pero retorno con los sueños que me han dado el derecho de renunciar a renunciar. 


“Ahora ya no pienso –como piensan los lectores, como pensaba yo durante mi juventud inédita– que los escritores son esos seres impecables capaces de captar con una mirada la esencia secreta del ser humano para recién entonces ponerlos por escrito. Ahora comprendo que, en realidad la maniobra es opuesta y es inversa: un escritor siempre se equivoca al juzgar a una persona y es este sagrado error el que permite la creación del personaje correcto.”
R. Fresán 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: