Los impostores

I-postura

En un carnaval de mascaradas sociales, el juego principal es la impostura.

El fingimiento, el engaño. La trémula facultad de aparentar algo más grande de  lo que la pequeñez advierte.  El impostor difama como fruto de la incapacidad para formular una mediana defensa de su cinismo. El impostor actúa como el farsante principal. El simulador, el advenedizo. El farsante hace trampa y miente. Estafa y espolea una imagen que no tiene, pero que busca solventar con el timo, el engaño, la apariencia y sobre todo la imprecación (acción de expresar oralmente el deseo de que alguien sufra algún mal o daño).